Artículos

Frases célebres de Henri-Frédéric Amiel

Frases célebres de Henri-Frédéric Amiel

Henri-Frédéric Amiel fue un filósofo y escritor suizo que vivió en el siglo XIX, concretamente entre los años 1821 a 1881. Henri-Frédéric Amiel vivió una infancia marcada por la tragedia: la muerte de su madre y, dos años después, el suicidio de su padre, cuando tenía 11 y 13 años, respectivamente.

Tuvo que ser acogido por unos tíos suyos, junto a sus dos hermanas y los cinco hijos de ese matrimonio. El pequeño Henri-Frédéric Amiel era muy inteligente, y bien dotado para los estudios. Sus familiares lo enviaron a Alemania para estudiar filosofía.

Las obras de este autor suizo oscilan entre el pesimismo y el idealismo alemán. Sin duda, su propia vida influiría en su obra.

Henri-Frédéric Amiel: Frases célebres

“Tu cuerpo es templo de la naturaleza y del espíritu divino. Consérvalo sano; respétalo; estúdialo; concédele sus derechos.”

“El cielo, el infierno y el mundo entero, está en nosotros.”

“El amor es el olvido del yo.”

“Vivimos mientras nos renovamos.”

“Cuando mi amigo está infeliz, voy a su encuentro; cuando está feliz , espero que me encuentre.”

“Cuanto más se ama más se sufre.“

“Nada importa el futuro cuando uno está en paz con su conciencia y tiene su espíritu reconciliado y en orden. Se lo que debes; lo restante, solo a Dios atañe.“

“Se entiende a las mujeres como se entiende el lenguaje de los pájaros, intuición o de ninguna manera.“

“El verdadero matrimonio es una devoción, un culto, la vida que se convierte en religión.
La mujer es la salvación o la perdición de la familia. Lleva consigo el destino de esta en los pliegues de su manto.“

“El deber es ser útil, no te quiera, no como se pueda.“

“¡Qué difícil es vivir, oh fatigado corazón mío!“

“Cuando la vida deja de presentarse como una promesa, no por eso deja de set todavía una tarea.“

“El destino tiene dos formas de aplastarnos: rechazando nuestros deseos o cumpliéndolos.“

“La vida es un aprendizaje de renunciamiento progresivo, de continuo limitación de nuestras pretensiones, de nuestras esperanzas, de nuestras fuerzas, nuestra libertad.“

“La vida es un tejido de costumbres. Pero no es un error invocar la costumbre como defensa de nuestra conducta, pues casi siempre la costumbre se apoya en alguna buena razón.“

“La poesía siempre es lo lejano.“

“El arte revela la naturaleza interpretando sus intenciones y formulando sus deseos. El gran artista es el simplificador.“

“Lo inacabado no es nada.“

“Mira dos veces para ver lo justo. No mires más que una vez para ver lo bello.“

“Saber envejecer es la obra maestra de la cordura y una de las partes más difíciles del gran arte de vivir.“

“El pensamiento sin poesía, y la vida sin infinito, paisaje sin cielo: Nos ahogamos.“

“Dime lo que crees ser y te diré lo que no eres.”

“La vida no es más que un tejido de hábitos.”

“Sin pasión, el hombre sólo es una fuerza latente que espera una posibilidad, como el pedernal el choque del hierro, para lanzar chispas de luz.”

“¿Qué es un espíritu cultivado? Es el que puede mirar las cosas desde muchos puntos de vista.”

“Es peligroso dejarse llevar del placer de las lágrimas; por él se pierde el ánimo y aun la voluntad del remedio.”

“El deber es la necesidad voluntaria, la carta de nobleza del hombre.”

“No niego los derechos de la democracia; pero no me hago ilusiones respecto al uso que se hará de esos derechos mientras escasee la sabiduría y abunde el orgullo.”

“Toda necesidad se calma y todo vicio crece con la satisfacción.”

“El hombre se eleva por la inteligencia, pero no es hombre más que por el corazón.”

“El destino puede seguir dos caminos para causar nuestra ruina: rehusarnos el cumplimiento de nuestros deseos y cumplirlos plenamente.”

“Un error es tanto más peligroso cuanta más cantidad de verdad contenga.”

“Mil cosas avanzan. Novecientas noventa y nueve retroceden. Esto es el progreso.”

“La inconstancia lo hecha todo a perder, ella no deja que ninguna semilla germine.”

“Mira dos veces para ver lo exacto; mira una sola vez para ver lo hermoso.”

“No esperemos a ser buenos y cordiales. Apresurémonos ya desde ahora a alegrar el corazón de nuestros compañeros durante la corta travesía de la vida.”

“La paz de hecho no es la paz de principio.“

“Cuesta mucho que la libertad vuelva a la franca unidad del instinto.“

“El alma no encuentra en el crisol de la experiencia sino del oro que ha vertido en él.“

“Hacer con soltura lo que es difícil a los demás, he ahí la señal del talento; hacer lo que es imposible al talento, he ahí el signo del genio.“

“El ideal es un anticipo del orden por el espíritu… la esperanza indestructible de lo mejor, una protesta involuntaria contra lo presente, el fermento de lo porvenir, Es lo sobrenatural dentro de nosotros mismos o, mejor, lo ultraanimal, la razón y la perfectibilidad humana.”

“La era igualitaria es el triunfo de la mediocridad. Es desagradable, pero inevitable, y constituye una venganza del pasado. La humanidad, después de haberse constituido sobre la base de las diferencias individuales, se organiza ahora sobre la de sus semejanzas… ”